Home
Historia del bronceado
Tomar el sol ha sido uno de nuestros pasatiempos favoritos por generaciones. Juguetear en la arena, disfrutar el sol y el mar gusta a chicos y grandes por igual. En un mundo donde la belleza es tan importante, una piel bronceada representa salud y vitalidad. En esta página, BodyCare México® comparte con usted la historia del bronceado, desde el tono dorado impuesto por la diva de la moda Coco Channel hasta las últimas tendencias.


Piel de porcelana
Por cientos de años, la piel blanca simbolizó juventud, pureza, salud y status social, mientras que la piel bronceada era símbolo de suciedad, trabajo y pobreza. Para mantener su tez lo más blanca posible, las mujeres de siglos pasados usaban pinturas a base de cal, plomo, arsénico y plata, ingredientes venenosos que a la larga causaban su muerte. Hasta que salió el sol…


1890
Niels Ryberg Finsen

Estudia la acción de los rayos ultravioleta sobre los tejidos, sentando las bases de la fototerapia (la ciencia que examina el efecto de la luz en la vida).

Con ella se tratan, bien a través de rayos infrarrojos o ultravioletas, neuralgias, lumbagos, raquitismo y acné. En 1903 gana el Premio Nobel de Medicina.



1920s-1930s
Principio de los años 20s -La helioterapia (tomar baños de sol) se vuelve muy popular y es prescrita por los mejores médicos para curar desde fatigas hasta tuberculosis.

1920s - La diseñadora francesa Gabrielle "Coco" Channel convierte al bronceado en un símbolo de status cuando presume orgullosa su piel dorada, producto de sus vacaciones en la Riviera Francesa, en uno de sus desfiles de moda.


Los carteles de la época retoman el glamour de un cuerpo tostado invitando a tomar “el sol todo el año” en las exclusivas playas europeas.

1930s -
Hollywood comienza a hacer películas en color. Las mejillas sonrosadas y un color saludable se convierten en necesidad absoluta. Las películas con números musicales en el agua y divas alrededor de lujosas piscinas tomando el sol se convierten en la imagen clásica de California en esa época.



1940s-1950s

1950s - El aceite de bebé se convierte en el bronceador más usado por los amantes del sol.
1953 - Coppertone inicia la campaña de la imagen más asociada al bronceado: una niña de coletas a la que un perro le está jalando el traje de baño. "Don't be a Pale Face" y "Tan Don't Burn“ son las frases utilizadas en su publicidad.
Finales de los años 50s - Reflectores metálicos UV se convierten en la última moda de los entusiastas de bronceado.


1960s-1970s
Principios de los años 60s - La manteca de cacao, más cremosa y humectante que el aceite de bebé, se convierte en el nuevo bronceador favorito de los americanos. Las películas de surf y el estilo de vida alrededor de los surfistas influye en la moda, la música y el estilo de vida de los jóvenes americanos de la época.

1962 -
El grupo musical The Beach Boys convierte en éxitos las canciones "Surfin'," "Surfin' Safari," "Surfin' U.S.A.," y "Surfer Girl."
1970s - Los jóvenes demandan un bronceado que dure todo el año para tener la apariencia de que acaban de regresar apenas de vacaciones. Esto impulsa el nacimiento de las camas de bronceado.
1970 - El primer traje de baño que permite atravesar los rayos solares aparece.

1975 -
Aparecen las primeras camas de bronceado.

1977 -
Farrah Fawcett, una de las estrellas originales de la serie de TV “Los Ángeles de Charlie”, es el póster más vendido y adorna los cuartos de los jóvenes de la época. La imagen, que la muestra sonriente con un tono bronceado que contrasta sus rizos rubios, se convierte en un icono para la generación .

1979 -
El actor George Hamilton se convierte en el primer Drácula bronceado de la historia en la película “Amor a la primera mordida".


Bo Derek encarna a la mujer perfecta en la cinta “10” donde muestra su cuerpo atlético y bronceado. Su imagen en esta película es uno de los síímbolos sexuales de la siguiente década.



1980s-1990s
1980 - BMW anuncia su convertible como "La Última Máquina de Bronceado"


1980s – Los salones de bronceado se expanden alrededor del mundo.


1990s – Los salones de bronceado ya son parte del estilo de vida americano.

1997 –
En una encuesta de la revista Seventeen, la favorita de las jóvenes americanas, 2/3 de ellas dijeron que se ven mejor bronceadas, se siente más saludables y más sofisticadas. 50% de ellas dijeron que el bronceado las hacía lucir más atléticas.

1999 –
La modelo brasileña Gisele Bundchen aparece por primera vez en las pasarelas de moda, provocando frenesí en las mujeres de todo el mundo que buscan imitar su piel dorada y sus rizos “besados por el sol”.


2000-PRESENTE
2000 –
Britney Spears y Jennifer Lopez,se convierten en iconos de la moda entre las adolescentes, quienes buscan lucir como ellas.

2001 –
La estrella de la serie "Friends" - Jennifer Aniston – es la “chica dorada” de la televisión con su cabello con luces y piel dorada, marcando tendencias a cada temporada de la serie.


2003 – La era del autobronceado

Aparecen las cabinas de autobronceado, con la ventaja de un color dorado en segundos. Se hacen tan populares que no hay revista, periódico o show de televisión que no hable de ellas. Los salones de bronceado viven un segundo auge.


Se lanzan al mercado las primeras líneas de productos para el autobronceado, formuladas a base de extractos naturales de caña de azucar "DHA" (Dihidroxiacetona). Estas incluye soluciones de bronceado para uso profesional, cremas barreras, autobronceadores, exfoliantes y humectantes, cubriendo así todas las bases para el autobronceado perfecto.

2004 –
Marca el inicio de los sistemas de autobronceado profesionales por aspersión con energía de turbina y soluciones "DHA".

EL BRONCEADO HOY.


Los investigadores han empezado a entender cómo funcionan los rayos UVA y UVB en el proceso de bronceado y qué niveles son necesarios para que la piel adquiera un buen tono sin el riesgo de quemarse. Los sistemas de bronceado que utilizan rayos UVA, a diferencia de los que usan sólo UVB son llamados “fuentes seguras”.
Los tiempos de exposición a los rayos UV están ahora predeterminados por el tipo de piel y el tiempo que lleve la persona bronceándose regularmente, para mantener el color, se programa la exposición sólo una o dos veces por semana.
Las personas pueden dar a su piel un bronceado ligero o profundo en poco tiempo dependiendo de sus preferencias, también pueden reducir el riesgo de quemaduras que a la larga podrían traer consecuencias negativas en su salud.
Estas razones, así como un ambiente agradable, buen servicio, tarifas razonables y disponibilidad todo el año, hacen que los salones de bronceado sean la elección perfecta para quien desea broncearse...